Redacción El Madrazo

A sus 33 años, un experimentado currículum deportivo la respalda. Iris Mora Vallejo, ex capitana de la selección nacional, ha decidido dejar su campo de entrenamiento en las canchas de Alfredo V. Bonfil, una delegación de Benito Juárez (Cancún), eIris Mora, ex futbolistan donde entrena a un equipo de tercera división, para jugar en la política.

Al día de hoy lleva nueve días en campaña. Ha recorrido las colonias del otro Cancún, el de los trabajadores que pulen con su trabajo diario el prestigio de la zona hotelera más importante de México, para estrechar las manos de cancunenses que hablan con ella, que la escuchan, que se emocionan con su entusiasmo, pero que también le dicen que los políticos sólo los toman en cuenta en tiempo electoral.

La ex futbolista comenzó su actividad proselitista el domingo 5 de abril, abanderada como candidata externa por el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Se enfrenta al candidato Remberto Estrada Barba, un diputado local cuyo mérito es haber sido beneficiado por la alianza de su partido, el Verde Ecologista, con el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El distrito por el que compite la ex capitana de la selección nacional femenil de fútbol es el 03, de reciente creación. Hace nueve años, por una diferencia mínima, lo ganó la panista Yolanda Garmendia; hace seis años, el PRI lo recuperó, de la mano del Carlos Joaquín González; pero hace tres años, el PRD se lo arrebató al tricolor, con la aún diputada Graciela Saldaña, quien presionó desde San Lázaro para echar abajo el polémico proyecto de inversión chino-mexicana, Dragon Mart, que se instalaría muy cerca de Cancún, en Puerto Morelos.

Iris Mora, acostumbrada a jugar bajo el Fair Play, juega en una cancha en la que el estado de Quintana Roo, gobernado siempre por el PRI, la ve como la adversaria a vencer. El pasado de esta ex becaria de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA, por sus siglas en inglés), está limpio, lo que le pone presión al candidato verdecolgista, cuyos estrategas están acostumbrados a jugar con los errores de sus contrincantes.

Sin embargo, Iris Mora enfrenta a un enemigo mayor que juega a favor del partido de Estado: el abstencionismo. Las elecciones intermedias en Quintana Roo no se caracterizan por su copiosa votación, sino todo lo contrario. Los partidos han obtenido el distrito 03 con su voto duro, y no con el sufragio de los ciudadanos que poco o nada saben qué hace un diputado.

La ex olímpica ofrece respaldar iniciativas desde San Lázaro, en la Ciudad de México, como internet gratuito en espacios recreativos, culturales y educativos; capacitación para maestros que sí quieren dar clases; la creación de un fondo turístico que se use para mejorar infraestructura educativa, cultural y deportiva, y el acceso de los mexicanos a hospitales privados en caso de salud extrema.

Más de 50 días la separan aún de su meta. Y sus adversarios aún no inician el juego rudo, el que se propaga por redes sociales, que es el del rumor hecho verdad.

Anuncios